Como todo monasterio benedictino la Abadía del Niño Dios está gobernada por un abad, que significa padre, y según san Benito hace las veces de Cristo. El abad es elegido por toda la comunidad y su tarea principal es trabajar por el bien espiritual de los monjes y atender la administración de los bienes del monasterio.

Ámense fraternalmente con pureza de corazón. RB 72, 8
     La vida fraterna de los hermanos es uno de los rasgos característicos de nuestro estilo de vida, ya que somos monjes cenobitas, es decir, vivimos en comunidad. San Benito en su testamento espiritual desea que exista entre ellos un amor sincero basado en el Evangelio, dice él "un celo bueno" que los impulse a una verdadera vida de hermanos.

Sala capitular: para reuniones de la Comunidad.
     La búsqueda de Dios es el objetivo principal de la vocación del monje. Buscamos a Cristo que es nuestra paz (cf. Ef. 2, 14) dedicándonos a la oración, a la lectura de la Sagrada Escritura y al trabajo manual o intelectual

     Este es el camino que los monjes benedictinos transitamos tras las huellas de nuestro Padre san Benito, quien vivió en Italia en el siglo VI y escribió una Regla para monjes dando sabias y equilibradas disposiciones de organización y vida espiritual. Sus notas características, que reflejan también la personalidad de san Benito, son la discreción, la claridad de lenguaje, el gusto por el orden y su carácter realista, su humanidad y la importancia dada a la persona. Además la Sagrada Escritura es la principal fuente de inspiración de la Regla y se destaca en ella el lugar central que ocupa Cristo.


El escudo   .   Ubicación geográfica   .   Visitas y horarios   .   Contacto   .   Historia   .   La vida fraterna   .   La oración

La lectio divina   .   El trabajo   .   La hospedería   .   El profesorado   .   El Instituto Kennedy   .   Productos Monacal

El licor Monacal   .   San Benito y su regla  .   La medalla de San Benito   .   La Iglesia abacial   .   Galería de fotos